LESIONES EN RUNNERS

CABECERA_RUNNING

Correr tiene muchos efectos beneficiosos, incluyendo cardiovascular y osteo articular. Una mala técnica de carrera aplicada en el entrenamiento y una gran variedad de factores de riesgo pueden predisponer a los corredores a lesiones por uso excesivo de sus miembros inferiores que afectan a los músculos, tendones y huesos. Las lesiones en el hueso producidas por la contínua absorción de las vibraciones en la deceleración incluyen habitualmente las fracturas por estrés.

 

El running ha ido ganando en popularidad en todo el mundo y es la modalidad de ejercicio principal para muchas personas de todas las edades. Su bajo costo, versatilidad, comodidad y beneficios para la salud relacionados con un marketing a escala mundial hace que los hombres y mujeres con diversos antecedentes culturales, étnicos y económicos lo practiquen.

 

De esta manera con más niños y adultos que participan en el funcionamiento recreativo y competitivo, la incidencia de las lesiones ha aumentado constantemente. La mayoría de las lesiones relacionadas con el funcionamiento que afectan las extremidades inferiores se deben a errores de entrenamiento prevenibles, y algunas de estas lesiones pueden requerir una evaluación médica o una reducción significativa en el volúmen de entrenamiento.

common-running-injuries1

Las lesiones de pie y tobillo representan casi un tercio de las lesiones cuando se corre, las tendinitis Aquileas, fascitis plantares, y esguinces de tobillo son 3 de los tipos más comunes de las lesiones sufridas durante el entrenamiento. Otras lesiones comunes incluyen otros tipos de tendinopatías del pie y el tobillo, lesiones de estrés del hueso, incluyendo neuromas, y enfermedades de las articulaciones incluyendo la osteoartritis.

 

En cuanto a las lesiones de cadera en los corredores, éstas se deben a la interacción de factores intrínsecos y extrínsecos que afectan negativamente a la compleja anatomía regional. El dolor de cadera aguda o crónica presenta un reto diagnóstico y terapéutico ya que los síntomas y signos pueden proceder de focos locales, regionales o distantes. Las distensiones musculares y tendinitis son las dolencias más comunes en la cadera y por lo general son el resultado de malas maniobras de aceleración / desaceleración repentinos cambios de dirección o contracciones excéntricas.

 

También puede aparecer el síndrome de la banda iliotibial (ITB) que es una causa común con síntomas en la zona lateral de cadera y rodilla caracterizada por un dolor agudo o ardor que se ve agravado por la actividad.

 

La bursitis, debido a la actividad repetitiva o trauma agudo, pueden afectar el trocánter, bursas isquiática o iliopectínea. La osteoartritis de cadera también puede producir dolor persistente que empeora con la carrera

 

Las fracturas por estrés son condiciones potencialmente graves que afectan a las mujeres con más frecuencia que los hombres. Desgarros del labrum acetabular, hernias y síndromes de atrapamiento del nervio son también posibles causas de dolor persistente en la cadera de los corredores. El tratamiento del dolor en la cadera deberá centrarse no sólo en hacer frente a los síntomas sino también a la identificación de las condiciones que precipitaron la lesión.

pt-runners-8-780x390

La prevención de lesiones y rehabilitación integral son esenciales, ya que las lesiones de cadera previas aumentan el riesgo de las posteriores. Los entrenadores, preparadores físicos, readaptadores deportivos y servivio médico (especialistas médicos, fisioterapeutas, etc…) que atienden a los corredores deben trabajar conjuntamente sobre, las superficies, el calzado, la técnica y los programas de acondicionamiento individualizados reduciendo al mínimo el riesgo de lesiones iniciales o recurrentes de la cadera, pierna y pie.

 

Por eso la importancia de la valoracion de la aptitud física mediante test globales y analíticos con los que podremos detectar asimetrías como la falta de alineación de la pelvis (ya que más del 80% de los corredores están fuera de alineación), estabilización a una pierna y lumbopélvica, rotaciones innecesarias en el pilar, pisada, mala distribución de las fuerzas de impacto, mala deceleración, aceleración ineficaz, mal patrón respiratorio, desequilibrios o deficiencia en los músculos…problemas aparentemente inofensivos que acabarán generando un aumento de fatiga, disminución de resistencia y lesiones.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s